la geometría

un camino que me lleva al asombro de la posibilidad inagotable de abrir caminos, de explorar paisajes vírgenes o asalvajados por el olvido. Es el lugar común de toda mi expresión artística, unas veces velado, otras evidente. El lenguaje de la Geometría expresa con una riqueza de matices que no da la palabra. Matices que son movimientos del Alma. Y ahí me encuentro, recorriendo caminos para el Alma en este siglo XXI.

Y nos descubre que el

movimiento en Realidad es Uno, el cual se repite una y otra vez, cambiando sin cambiar, creciendo siendo el mismo… una magia inexplicable para el intelecto y enormemente placentera para el corazón.

La Alhambra de Granada es el lugar donde descubrí la grandeza de los patrones geométricos.

 

Abrir caminos, señalar posibles… adentrarme en lo desconocido y encontrar. Ese es el estado que añoro y busco en cada proyecto.